EL SECUESTRO DE NUESTRO PENSAMIENTO




Se habla mucho de estrés y de los efectos negativos de que sea prolongado, pues el daño del cortisol en tu cuerpo es realmente significativo.


Por otro lado, te cuento que hay otros efectos más radicales que pueden suceder bajo estrés.


Recuerda que el estrés, se produce por la interpretación errónea de los estímulos o por continuamente estar expuesto a los mismos estímulos irritantes.


Esto significa que tu sistema simpático se ha activado haciendo que la amígdala que tiene el tamaño de una nuez dentro de tu cerebro que está atenta todo el tiempo a factores que pueden afectar nuestra supervivencia. El error acá sucede cuando el cerebro no diferencia entre un león o un documento que tienes que entregar a la brevedad, una exposición en público etc, el cerebro reacciona igual.


En primer lugar, recordemos que el cuerpo reacciona más rápido frente a las amenazas que el cerebro. Debido a la memoria corporal, esto se refiere a las reacciones que has tenido anteriormente y que cuando enfrentaste situaciones parecidas en el pasado reaccionaste de manera similar. El ser humano es una máquina altamente eficiente, ahorrando tiempo de reacción para tomar decisiones o reaccionar.


En todo caso, al activarse el sistema simpático se empieza a segregar adrenalina por la glándula suprarrenal que se encuentra encima del riñón. Esto va directamente a la amígdala y esta empieza a dirigir la orquesta. Tienes tres reacciones:

1. Escapar

2. Paralizarte

3. Atacar

Recuerda que tu organismo tiene que sobrevivir, entonces hoy hablaremos del tercer punto pues es el que se relaciona con el título de hoy.


Increíble o no, cuando enfrentas un estrés agudo tu amígdala secuestra al lóbulo prefrontal del cerebro. Esto significa que no sigue el orden habitual de jerarquía donde esta corteza es la que piensa, toma decisiones y distingue el bien del mal. La amígdala la apaga y solo reaccionas. No sabes como pudiste actuar así y te preguntas ¿Qué pasó? Pero no es tu culpa, esto se debe a un instinto de supervivencia. Por otro lado, te cuento que a más situaciones parecidas, más se agranda la amígdala, haciéndola más potente y más sensible al estrés.


Por lo tanto, tienes que contar con tu mejor aliado, tu cuerpo. Es imprescindible estar consciente de lo que pasa en tu cuerpo, pues este es un modulador del cerebro.

La mejor manera para evitar este secuestro, o ataques de ansiedad etc, relacionadas con los problemas de estar en estado de alerta constantes.

Quiero que imagines una situación cuando te encuentres en estado de alarma. ¿Qué pasa con tu cuerpo?

· Se eleva el ritmo cardiaco.

· Se aumenta la frecuencia respiratoria

· Sientes incomodidad en el estómago (Tenemos muchísimas neuronas en el estómago, intestino y corazón, aparte del cerebro).

· Empiezas a sudar

· Te tiemblan las manos.

· Sientes que te desvaneces.

· Etc

Con todas estas manifestaciones y otras expresiones individuales es AHÍ justo en ese momento que debes detenerte y respirar con lentitud.

Todos te dicen que respires, pero no te dicen como.


Aquí va:


Respira profundo, imaginando que llega hasta la base de tu vientre bajo, aguantas la respiración imaginando que recorre el oxígeno por tus arterias sobre todo llegando al cerebro.

Después exhalas imaginando que estás botando el estrés del cuerpo.

Inmediatamente después de algunas respiraciones, es importante realizar una lista de comprobación previamente realizada, que te permite recurrir a tu corteza pensante y puedas salir del secuestro amigdalar.

Te voy a dar un ejemplo para adaptar a tu propia vida.




Al utilizar la imaginación y la respiración proporciona suficiente oxigeno al cerebro para poder regresar a la parte racional. Considero importante mencionar acá que, al estresarnos, nuestra sangre baja a las extremidades para poder huir o atacar. Por lo tanto, al no estar bien oxigenado el cerebro, lo más probable es que reaccione y no piense.


Por eso es tan importante la respiración, para activar el sistema de para simpático, que estabiliza y relaja al cuerpo.


Hay muchos temas que suceden en tu cerebro y en tu cuerpo, motivo por el cual, la importancia de conocer los procesos que suceden en tu PROPIO SER.


Escríbeme cuando quieras ante cualquier consulta.

Aquí estoy,

Tati

+51999203060

Posts Destacados
Posts Recientes